No se han encontrado widgets en la barra lateral
Te acomodaste en un pensamiento 
que no dejaba de reparar en ti. 

Tras el beso,
porque siempre seremos tres,
dijiste que no te marcharías. 

Y un beso prorrogado en el tiempo
no conversa con promesas. 

El sabor a carmín 
de un día tras otro 
ha retrasado el tiempo a hoy. 

A hoy. 

Y TÚ, no das cuerda a un reloj 
por si acaso.
Mientras solo haces promesas
que pueda cumplir el beso.

Es cada noche,
que regresamos a hoy.
Y es el beso,
el único que da cuerda a un reloj
que solo él sabe dónde está.

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.