No se han encontrado widgets en la barra lateral
Con una mirada tuya
en el retorno a la vida,
que para qué te voy a contar,
y un vamos en el bolsillo
el sol me habló de tú a tú
y me pidió permiso
para asomarse a tu ventana.
Me pidió permiso
para elevar su conciencia.

Y me eché otro vamos,
el camino es muy largo.
Y tiré el reloj
donde el tic tac es una opción,
y nunca una obligación.
Allí donde no desean
estar las flores
ni encontraré a nadie
que me de los buenos días.

En el huerto los callaos
encontrarás más vida.

El tiempo
dejará de poner su canción,
esa que en bucle
va curtiendo miradas
y quitando piel a la piel.

Y con un te quiero
guardado entre dos latidos
de mi corazón,
y dos vamos en el bolsillo
me acercaré a tu ventana.

Y será un beso nuestro,
un acercar nuestro corazón,
el que hablará al sol
y alumbrará la mañana.

Él también necesita descansar.
Y nosotros,
tras enseñar al sol nuestras credenciales,
tras el beso de buenos días,
nos dimos cinco minutos más,
el día es muy largo
y dos vamos pueden no ser suficientes.

Y otro beso vendría.
Y otro.
Ese que solo veríamos nosotros,
con el sol en otro estado de consciencia.

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.