No se han encontrado widgets en la barra lateral
Quizás fue otra bofetada
sin venir a cuento
la que me permitió
repartir pesares.

Me prometí
no llevar flores,
a quien solo
ve cardos.

Y fue después de llover,
qué salió el sol.
O quizás fue tu sonrisa.

Pero en un intervalo
qué duró al menos un parpadeo,
pude distinguir las cuatro estaciones.

¿Pueden acaso en otoño
brotar flores?
Y en invierno no hiela.
Al menos aquí,
donde solo están unas sábanas
qué solo adornan,
y una hoguera que hemos
hecho con recuerdos.

Mientras me prometí
no llevar flores,
tiré los cardos a la hoguera.

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.