No se han encontrado widgets en la barra lateral

Una contrariedad
sin rumbo,
acudió
a la madurez de tu mirada.

Me he reducido
a algo efímero
por un instante.
Que es capaz
de bordear
por lo inocuo
y lo no permitido.
Y mirarte con ojos
de verdad.

Quedándome en
la sensación
de lo que todavía puede ser
mientras aún te pude ver en el espejo.

Y el olor
de tu ausencia no termina de llegar.

Respiro.
Ahora que puedo.
Más tarde,
me ahogaré como tantas otras veces
por no saber respirar.

Te miro,
siempre que pasee dentro de mí.
Aunque sea bordear lo no permitido
por mi corazón.

Aunque sea bordear lo inocuo
de una mentira piadosa.

 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.