No se han encontrado widgets en la barra lateral
Siendo tú para mí
causa y efecto
en esto que alguien ha denominado amor. 

El sexo contigo
es siempre adelantarnos a nuestro tiempo, 
donde empezamos con un beso, 
caricias flotantes
y hacemos el amor, 
entrando en un estado de
vas y vienes, 
vas y vienes.

Y yo te digo te quiero.
Y tú me lanzas un beso.
Y mientras nuestros cuerpos
se siguen buscando
hasta encontrar un resquicio
por el que penetrar,
mientras permanecen 
en un vaivén finito en el espacio,
nosotros nos marchamos,
hacia donde miran las flores.

Allí el tiempo no se ha inventado
y el espacio está contraído por nosotros,
a lo que ocupa un latido.

Con un cordón de amor
a lo que nos protege en la tierra
donde ser niño es una quimera,
y un latido siempre pendiente de que nuestros cuerpos
no dejen de buscarse,
haremos el amor donde el sexo está pasado de moda.

Hasta que uno de nosotros,
acomodado sobre la almohada
en un estado de semiconsciencia
tire de un cordón,
que dejamos por un por si acaso.  

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

8 comentarios en «Y empezamos con un beso»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.