No se han encontrado widgets en la barra lateral
Porque quedándome en mi alma, 
sé que estaré contigo. 
Dos almas no discuten.
Cuando se juntan,
ninguna tiene la última palabra. 
El afán de quererse, 
de estimar lo propio. 
Es lo que tiene el recordar de cuando íbamos sin ropa, 
que te hace discernir 
un hola que tal
con el único interés de una mirada
que sincronice dos latidos, 
de unos trazos en un discurrir
donde mañana, hoy será ayer. 

De hecho, 
cuando pude elevarme de mí, 
conforme me alejaba de 
mi piel, huesos y la nada, 
las que habían forjado mi camino, 
más se anclaban a un suelo
donde no echarían raíces.

Apego a lo absurdo de lo que se es.
Nada, cuando son tus vestigios los que tiran de ti. 

Y los que caminan sin ver
darán abrazos a unas huellas
mientras mi alma no tendrá 
nada que decirles a la suya. 

Solo nos sentaremos, 
junto con los pájaros 
y los que saben que están vivos, 
viendo como el sol
toma conciencia de la vida. 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

14 comentarios en «Apego»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.