No se han encontrado widgets en la barra lateral
En un lugar de la Mancha 
de cuyo nombre no voy a olvidarme,
nacieron algún día estos versos,
procede este que late.

Allí, donde he visto al mosto
y a la tierra darse la mano
y llamarse de usted.
Y se aplazan para verse cada año. 

Allí, donde si te descuidas
es Sancho el que ve gigantes.
Porque quizás, nunca fueron molinos
y todo fue un cuento.

En un lugar de la Mancha,
donde no me topé con la iglesia
pero sí con el que la dirige,
y doy gracias a Dios porque sea él.
Cada primavera de la mano damos un paseo.
Y pone su mano en mi corazón,
y dice que me quiere.
Y yo, le creo.
No tiene por qué engañarme.

En un lugar de la Mancha
donde no he visto a ningún Quijote,
solo Sanchos cuidando de sus ovejas.

Quizás todo haya sido un cuento.

Como dice la canción de Triana,
de la cual,
me apropio para este poema, 
aunque no es su guitarra
ni su voz, la que están en ella:
“Yo quise subir al cielo para ver
y bajar hasta el infierno para comprender”

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

4 comentarios en «En un lugar de la Mancha»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.