No se han encontrado widgets en la barra lateral
Me miraste 
y entonces lo vi. 
Aún habiéndome jurado 
que no existía. 
El cielo.
Aun habiéndome resignado 
que nunca lo vería. 
Cuantas veces regreso 
a ese momento, 
con el fin de constatar, 
no de su existencia, 
no es relevante en mi derivar. 

Es relevante que no fue un sueño. 
Que al menos en ese instante, 
lo que duró esa ilusión
estuve vivo, 
y aún lo estoy
vive Dios, 
mientras dure lo que escribo, 
mientras dure esta emoción. 

Pues el resto, 
estoy en un tránsito en mi existencia, 
donde tengo constancia del averno. 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.