No se han encontrado widgets en la barra lateral
En los recovecos de mi mente, 
en un descanso que mi alma le dio.
Donde pude dejar de pensar en ti
para dedicarme a mi yo.
En esos días libres que mi mente tiene de
pensar en nosotros. 
Quizás el apego a las costumbres, 
quizás el amor por ti.
Pero la que dirige el pensamiento,
la que manda en la razón
se encasquilló. 
Se encasquillo en el nosotros.

Y en el recreo interno que tenía 
del tú y yo,
tuvo que ser mi alma,
la que un descanso me había dado,
la que salió en mi rescate.
Y me pude ver con mi vida sin ti.
Donde aun no siendo feliz,
era.
Y eso, 
teniendo en cuenta que mi espacio etéreo 
era ocupado por ti y por tu sonrisa.
Por tu forma de vivir.
Era más de lo que podía pedir. 

Y me di cuenta al rato,
que en quien pensaba era en mi.
Que tú eras mi anhelo.
Que pensar en ti cariño,
era un acuerdo al que mi mente y alma 
habían llegado,
 para poder subsistir. 
Ahora con la lejanía 
de aquel primeros de enero.
De un año, que no recuerdo,
mi mente ve ahora con la perspectiva 
del yo también. 
Y aunque te quiero, 
lo sabes aunque otra vez te lo diré.
Otra forma de un te quiero,
que ocupaba mi razonamiento,
y que mi alma, supo ver. 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.