No se han encontrado widgets en la barra lateral
Fue el nuestro. 
Te acuerdas. 
La mañana me lo comentó. 
Tú y yo, 
nosotros. 
El sol a nuestro lado. 
Los tres dando un paseo. 
La mañana me lo chivó. 

Amanece trajo niebla. 
No lo pude evitar, 
se me contrajo el alma, 
por fin hoy te vería. 
Me lo prometiste: 
"Cuando el sol vuelva a brillar". 

Agradecido siempre estaré, 
amanece me ha regalado,
una estampa 
que me acaba de confirmar 
El reflejo en el que mira
de aquel árbol 
difuminado
en otra forma de amar. 

Como la mañana 
cuando cobija al sol
bajo el manto
de la nada.

Mientras, 
marcharé de nuevo a mi sueño. 
No me lo vayan a quitar. 
En una mañanita de niebla
cuya tarde nos permita pasear. 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.