No se han encontrado widgets en la barra lateral
La voz me despertó. 
Sin amanece en mis ojos, 
desorientado y solo, 
conseguido su objetivo, 
la voz cesó. 

Tú aún durmiendo. 
No te quise despertar.
Pues la luna aún presente, 
me indicaba con ternura,
"no ha acabado mi alumbrar".

Decidido a dormitar, 
sin haber vuelto a la cama
la voz reapareció: 
"Aquello que firmaste. 
Ha llegado el momento,
para lo que se te preparó" 

Me asusté. 
No puede ser. 
Quién me hablaba. 
No había nadie. 
¿Qué podía hacer? 

Flashes que en mi mente. 
No paraban de acechar. 
Recuerdos de mi infancia, 
de muy niño,
del antes del recordar. 

"En tu alma queda grabado,
lo que fuiste y lo que serás. 
La esencia del todo.
La esencia de la realidad. 
Lo contarás, tú tranquilo, 
se te avisará. 
Se te irá preparando. 
Y escrito lo dejarás."

Noté un escalofrío,
que aún hoy,
es difícil de olvidar. 
Una caricia en mi cara,
con amanece por la ventana,
me hizo despertar. 
Buenos días amor mío.
Es de día, ¿qué tal? 

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.