No se han encontrado widgets en la barra lateral
- Tenía ganas de que vinieras a mi casa. 
- Y yo de venir.
- El otro día, cuando acabamos nuestra conversación me quedé con una duda, ¿recuerdas?. ¿Cuántos somos? He estado pensando en ello.
- Pero si es obvio. Tú mismo me lo comentaste, de una forma segura. De ahí deduje que realmente lo tenías claro.
- Lo tengo claro.
- ¿Y por qué tantas vueltas?
- Pues eso es lo que no entiendo. ¿Qué sentido tiene la pregunta? O estabas aburrido, o es una adivinanza,.... Te comentaré como yo lo veo. ¿No te importa qué hablemos de ello? Igual tenías pensado otro tema.
- En realidad, como te dije, hablaríamos hoy de ello, con lo cual estamos siguiendo el guión. "Percepción de lo que es."
- Bien. Está claro, en la imagen somos dos. Entonces la respuesta, aún siendo todo muy simple. ¡Es absurdo todo esto!
- ¿Absurdo? Aún no me has dicho que piensas. ¿Cuántos somos? Dime tu opinión. Necesito saber qué piensas. Desde que empezamos nuestras conversaciones estamos hablando de ello. Con lo cual, olvida de quien tiene razón, eso es secundario. Todos estos días, hemos hablado de varios temas que convergen en uno, o en una idea en realidad. Y mira, quiero saber qué piensas al respecto. Que opinemos igual o no, es circunstancial. Por cierto, el café espectacular. Hacía tiempo que no...
- Dos. Somos dos. No hay duda. De ahí que no entienda la tontería de pregunta. Ya te has quedado tranquilo, ya tienes lo que querías, que entrara en tu juego.
- Hombre, sí es una especie de juego. No te lo tomes como algo personal. Solo tengo curiosidad de qué piensas sobre ello. Al final tiene que ver de cómo lo percibes, de cómo lo percibo, de cómo lo percibe. Para ti somos dos, para mí podríamos ser dos. Podríamos ser más, menos, pero el que lo está leyendo, ¿qué opina? ¿Cómo lo percibe? ¿Para esa persona cuántos somos? No te hago la pregunta de si le importa en algún modo esto que estamos hablando, porque lo está leyendo.
- Pero tú acabas de hablar de la percepción de lo que es.
- Sí.
- Entonces, no tiene mucho misterio. Lo que es...
- Claro. Pero estamos hablando no de lo que es, sino de la percepción. Veamos. Tú me has dicho que tú respuesta es dos.
- Y lo mantengo. Yo percibo, veo, tengo claro que somos dos.
- Bien, pues ahora te diré lo que yo pienso. En esa conversación que aparece en la imagen se ve a dos personas conversando, con lo cual desde el punto de vista del lector somos dos, bien. La pregunta indica "¿cuántos somos?". Pienso, que para responder de manera correcta, habría que verlo desde el contexto de lo que estuvimos comentando ese mismo día. Percepción de lo intangible. De lo que no se puede cuantificar. Lo que en realidad se pretende con esa pregunta al fin y al cabo no es que todos coincidamos en la respuesta, pues cada uno lo vamos a percibir de una manera y vamos a cuantificar algo diferente. Y por supuesto, si lo expreso bien, no hay una respuesta correcta, pero sí es una manera de ver como cada uno de nosotros enfocamos una misma situación.
- Entonces, perdona que te corte. Por un lado somos dos, y estamos hablando de lo intangible. El lector según lo percibe, y claro, percibiendo lo que es, está muy claro.
- Cuidado. Estás diciendo que el lector según lo percibe. Si te digo la verdad, en este momento solo tengo la capacidad de saber como lo percibo yo, y tú porque me lo estás diciendo, pero como lo percibe el lector me parece muy atrevido. Pero sigue.
- Bien, desde el punto de vista del lector, a quien va dirigida la pregunta, somos tres.
- Es lógico, y tu planteamiento me parece bien. Pero claro, no sabemos como lo está percibiendo el lector. Así, solo faltamos el lector y yo. Desde un punto de vista lógico, la respuesta es dos. El lector, sin meterme a hacer juicios de valor, debería de percibirlo así, aunque como tú muy bien has explicado el lector también puede percibirlo de otra manera y participar de nuestra conversación incluyéndose así mismo. Seríamos tres. Recuerdas lo que estuvimos hablando en una de nuestras primeras conversaciones, sino recuerdo mal, en la segunda:

"- Lo que siempre estuvo, lo que es eterno,.... siempre estará, no puede morir. Lo trascendente es que aquello que se ha separado se vuelva a unir. Uno somos y uno seremos.
- Ojalá mucha gente pensara así.
- Todo el mundo, simplemente a la gran mayoría se le ha olvidado. Pero la mano en el hombro..."

- Siempre fuimos uno. No lo ha pensado así. Pero..., ¿de verdad piensas que alguien que esté leyendo esto pueda verlo desde ese punto de vista?
- Seguro. Está claro, cada quien lo va a percibir de un modo diferente, pero seguro estoy que alguien lo va a percibir de esta manera.
- ¿Y si no?
- No puede ser de otra manera. Como hemos hablado, no hay una única respuesta, pero sabes lo más importante, también lo hemos comentado en alguna ocasión. Te ayudo a recordar:

"...Cuando escribo estoy encantado.
- Espero y deseo que ahora también.
-Claro, por dos motivos. El primero porque nuestra conversación es maravillosa, trascendental, aquello que nos dice quienes somos, aquello que nos recuerda que nuestro corazón es uno, y segundo, recuerda, esto se está escribiendo según dialogamos. Y el escribir es un placer inmenso...."

- Percepción de lo que es. Como te he dicho, el café espectacular, pero permite que al próximo invite yo.

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.