No se han encontrado widgets en la barra lateral

(Final de En otro estado de consciencia)

Tumbados, abrazados,
con la manta protegidos.
Era enero, tras la lumbre
tras la emoción de lo contado,
...nos quiso coger el frío.
Aun estando espabilado
hablándote de un no recuerdo,
al oír como dormías,
al sentir como latía
tic tac, tic tac
entré en ese estado
donde me restauro cada día.
Con un café en la mano
me lo volviste a pedir,
en este estado de conciencia
te lo contaré, te lo prometí.
"Con el amanecer reciente
y el sol como testigo,
caminé deprisa,
caminé sin sentido.
Que hago, pensé
le prometí que al amanecer,
"te encontraré, vive Dios,
en el próximo amanecer".
Por andar más deprisa
no la vas a encontrar.
Piensa y analiza,
lo que en en el sueño ocurrió,
lo que tenias que pedirme
cuando llegó la emoción.
La voz llegaba a mi espalda.
Era Sol quien me hablaba,
ahora recuerdo mis palabras:
"Al sol, pensé, le tengo que pedir
aunque se vayan mis ojos,
aunque no la pueda ver,
no la dejes de iluminar."
Él me lo había dicho,
me lo había hecho recordar,
tenía que buscarte
donde te pudiera iluminar.
Mis ojos entre lágrimas
te pudieron ver
donde iluminaba el sol
allí te encontré,
… tal y como hiciste prometer."
Cuando Luna y Sol se despedían,
cuando un rayo me dijo
que aún dormías,
abrí los ojos sin esperar,
sin saber,
sin entender,
lo que me ibas a contar.
"Gracias por este milagro
aunque mil veces me contaste,
no te imaginas cariño
lo que en mi sueño lograste.
Que nuestro inicio fue bonito,
que nuestro amor,
nuestra emoción,
...nació de un solo instante.
Aquel que bendijo el sol
...que no para de guiarte".

Por Jesús Ignacio Carrero

Nacido en Madrid en 1974. Escribir es un placer inmenso. Aquí encontrarás poesía y frases que te puedan inspirar. Poesía donde encontrarás lugares no soñados. Aquí además encontrarás alojados mis libros, que te van a enamorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.